A fines de los años noventa, Felipe Ibáñez y Jorge Gutiérrez, amigos desde la infancia, fundaron Viña Anakena a los pies de la Cordillera de Los Andes en Alto Cachapoal, con el objetivo de elaborar vinos característicos del nuevo mundo, elegantes, innovadores y de origen, que reflejaran el potencial de Chile como un productor de clase mundial.

Para la construcción de la bodega de Anakena, el arquitecto Luis Uriarte recogió la esencia del estilo colonial e incorporó elementos modernos que satisfacen todas las necesidades de vinificación y comercialización de nuestros vinos.

Específicamente la bodega de vinificación y guarda fue diseñada en 1999 por Techniques Trading, una prestigiosa compañía sudafricana. Techniques Trading asesoró además en la adquisición de tecnología de punta. También se desarrolló un avanzado laboratorio que permite al equipo enológico un manejo exacto de todos los índices y variables para una producción de la más alta calidad.

En 6.000 mts2 están distribuidas las 4 naves que albergan las 148 cubas de acero inoxidable, salas acondicionadas para 1300 barricas, laboratorio, y nuestro cellar door, donde recibimos a turistas de todo el mundo.

Para Viña Anakena la calidad de nuestros vinos es más que un objetivo, es un valor esencial. La excelencia y la búsqueda de la más alta calidad orientan nuestro quehacer. Un estilo original en la elaboración de vinos finos nos permite ofrecer un producto especial y diferente a los más exigentes consumidores. Buscamos que nuestros vinos reflejen su origen, de nuestros viñedos propios ubicados en los mejores terroir de Chile, en combinación con la experiencia y visión de nuestro equipo viticultor y enológico.